I love cat revolution!

Ir abajo

I love cat revolution!

Mensaje  Mana Tarpuy el Jue Oct 23, 2008 8:36 pm

Hasta que no me revuelque contigo
no podré hacerle guiños a la vida,
no podré enrojecerla, ni contarle chistes
y el derrumbe del palacio
no podrá terminar.

La ciudad nunca me ofrecerá travesuras
hasta que nuestros cuerpos no se deslicen,
hacia lo prohibido, hacia lo desconocido,
y yo lo deseo, porque deseo sudar contigo,
y, rodeados de humo y cenizas, respirarte.

Recorrer todo tu cuerpo, toda tu mente,
sin prisas, sin relojes y sin memoria,
y lanzarnos a descubrir rumbos mágicos,
o a crearlos, a convertirnos en magos.
Nariz de payaso, nariz de payaso, yo te amo.

Hasta que no pueda sentir tu nariz,
hasta que no te sorprenda,
la angustia traicionerá me seducirá,
y aunque no estés aquí,
lo disfrutaré en tu ausencia.

***

a. I love cat revolution!

Y yo digo que somos gatos,
que la revolución consiste
en convertirse en un gato:

Robar y no trabajar.
Lamerse y no bañarse.
Amar y no casarse.
Practicar nomadismo,
perderse por techos ajenos,
no tener patria.

I love cat revolution!
...Dímelo con maullidos...

b. Maullidos extraviados

Los gatos no van a la revolución
son demasiado perezosos.
Los gatos son la revolución,
una revolución golosa e incontrolable,
como sus saltos con aroma a parkour.

El inmediatismo es una amenaza
para los concursos de belleza,
pero los gatos se cagan en la publicidad.
Y aún algo más desafiante,
el dejar olvidadas las puertas abiertas
y los asaltos extravagantes
no niegan ninguna nueva sorpresa:
una revuelta insaciable
donde acariciarnos hasta calentarnos
sin que el granhermano nos vigile.

Los gatos no quieren asegurar nada,

sólo quieren desilachar el mundo
por eso no duermen dentro de casa.
El peligro, acompañante seductor,
incita a desafiar la domesticación:

Antes de limarme las uñas
prefiero menear la cola
sin compromisos con la burguesía.
Antes de pedir permiso
prefiero ir en busca de techos ajenos
para cantarle a la luna que le soy infiel.
Pero he de acostarme con el sol,
sin prisas y sin relojes en mi corazón.

La sensación de un Miau impúdico,
deslizándose para desestabilizar todo orden,
puede enmarañarnos en nuevas revelaciones:
nos comunicamos con caricias llenas de saliva,
las cosquillas debajo de nuestros cuellos
convierten nuestros cuerpos sudorosos
en miles de laberintos rizomáticos
que se trepan en un erotismo sin dueños
seduciendo y corrompiendo la vida.

Los ronroneos son mis testigos y confidentes.
Todo lo demás se esconde en mis bigotes.


Posdata: Cualquier cosa es más importante que esta declaración.
Yo prefiero que nos lamamos el cuellito, tú y yo.
avatar
Mana Tarpuy

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 15/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.