Crítica a la ecología social

Ir abajo

Crítica a la ecología social

Mensaje  Heracles el Sáb Dic 06, 2008 10:20 pm

La ecología social es a efectos prácticos, una farsa. No se posiciona en contra de la industria, tan sólo de la "industria nociva" (como si existiese alguna que no lo fuera) ni tampoco cuenta con la regeneración del planeta entre sus objetivos.

Mantiene la fe burguesa en que el desarrollo tecnoeconómico es posible sin dañar [excesivamente] al planeta. Esto, además de ser una mentira, es una rama más de la lógica dominadora, disfrazada de verde.

La ecología social no puede ser transformadora precisamente porque no busca transformar nada, tan sólo cambiar las formas mínimamente. No busca la adaptación total de la especie humana al medio, ni la confianza en el instinto, ni asume el precio de la lógica. La adaptación del animal al medio, sea humano o no, es una regla fundamental que de no seguirse, condiciona negativamente al planeta a corto y largo plazo. Defender esto es defender alterar la vida de todo un ecosistema por un capricho, no una necesidad. El instinto, siempre superior a la inteligencia, la cual no es más que una herramienta deficiente, es aquello que nos guía hacia el éxito en la supervivencia.

El precio de la lógica es el punto en el que la "ecología social" sale peor parada. La crítica ha de ser profunda, no superficial. La crítica no puede permitirse moderación, puesto que la moderación es una convención burguesa que se encarga de frenar cualquier postura revolucionaria. La crítica jamás puede parar aunque llegue al punto en el que descubre que es necesario reinventarlo todo, abandonar todo lo que se había creído hasta el momento, y atacar el entramado al completo, sin dejar nada. La crítica no puede, repito, frenar porque la solución al problema conlleve un precio alto, muy alto, o exagerado. El precio a pagar, en este caso, es mínimo en comparación con el beneficio.

Cualquier daño ocasionado no es, en última instancia, más que los estertores de muerte de la civilización y la reacción de individuos acostumbrados a ella que difícilmente sabrán vivir sin ésta, aunque ésta sea también la que ha ocasionado todos los grandes problemas a los que nos enfrentamos.

El primitivismo es una crítica completa y fundamental al estado actual de las cosas. No frena en ningún punto y mantiene sus referencias. Parte de que el ser humano como tal no es propio de hace mil años, si no de hace uno o dos millones y medio de años, tiempo en el que se vivió de forma muy distinta. Cambiar esta forma de vida y surgir la dominación, mediante comercio, agricultura, vida sedentaria, religión y propiedad fue todo uno.

El primitivismo se posiciona en contra de cualquier intento por preservar la comodidad o el orden para evitar la transformación real de la vida cotidiana. Aún teniendo en cuenta que realmente la vida cotidiana no conlleve una comodidad y un orden, que sólo puede ser voluntario.

Ahora bien, no es "el primitivismo" el que debe aportar el programa de actuación, sino quienes mantienen dicha crítica.

La actuación más inteligente sería frenar toda la industria y el comercio de golpe, sin tener en cuenta las consecuencias, pues esto siempre acaba en la moderación. Además de ésto, la recuperación del suelo mediante la huerta ecológica y de compost, las técnicas de no-intervención, la permacultura, la caza controlada y la recolección, la construcción de viviendas realmente sostenibles, la repoblación de especies autóctonas y el parón en el cultivo de especies que no lo sean. Para la crianza de las nuevas generaciones, la actitud empleada por las bandas de recolectores cazadores y otras tribus algo más civilizadas pero que conservan estos métodos, recogidos, documentados, argumentados y explicados en gran parte por Jean Liedloff en su libro "El concepto del Continuum".

por Heracles de Alasbarricadas.org

Heracles
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.